miércoles, 4 de octubre de 2006

P. VERGILI MARONIS AENEIDOS LIBER SEPTIMVS


Tu quoque litoribus nostris, Aeneia nutrix,
aeternam moriens famam, Caieta, dedisti;
et nunc seruat honos sedem tuus, ossaque nomen
Hesperia in magna, si qua est ea gloria, signat.

Tú también a nuestros litorales, nutricia de Eneas,
al morir eterna fama, Caieta, otorgaste;
y ahora tu honor conserva la sede, y tu nombre
señala los huesos en la gran Hesperia, si alguna gloria es tal.


At pius exsequiis Aeneas rite solutis, 5 aggere composito tumuli, postquam alta quierunt aequora, tendit iter uelis portumque relinquit. aspirant aurae in noctem nec candida cursus luna negat, splendet tremulo sub lumine pontus.

Pero el piadoso Eneas acabadas cumplidamente las exequias,
compuesta la elevación del túmulo, después que las profundas aguas
se aquietaron, emprende el camino a vela y abandona el puerto.
Soplan los aires hasta la noche y la blanca luna no impide
su recorrido, el mar refulge bajo la trémula luz.


proxima Circaeae raduntur litora terrae, 10 diues inaccessos ubi Solis filia lucos adsiduo resonat cantu, tectisque superbis urit odoratam nocturna in lumina cedrum arguto tenuis percurrens pectine telas.

se alcanzan las próximas costas de la tierra circea,
donde la rica hija del Sol hace resonar los inaccesibles
bosques con su asiduo canto, y en sus palacios soberbios
quema el oloroso cedro como luces nocturnas
tramando tenues maniobras con su penetrante canto.

hinc exaudiri gemitus iraeque leonum 15 uincla recusantum et sera sub nocte rudentum, saetigerique sues atque in praesepibus ursi saeuire ac formae magnorum ululare luporum, quos hominum ex facie dea saeua potentibus herbis induerat Circe in uultus ac terga ferarum. 20

desde ahí se escuchan los gemidos y las iras de los leones
que rechazan las cadenas y bajo la noche tardía braman
y los cerdos portadores de saetas y los osos en los pesebres
se enfurecen y ululan en forma de grandes lobos,
a quienes la diosa cruel con potentes hierbas los había
metamorfoseado en rostros y lomos de fieras.

quae ne monstra pii paterentur talia Troes delati in portus neu litora dira subirent, Neptunus uentis impleuit uela secundis, atque fugam dedit et praeter uada feruida uexit.


Para que tales monstruos no se hagan patentes ni los troyanos
trasladados a los puertos atraquen en las peligrosas playas,
Neptuno llenó las velas con sus vientos favorables,
y dio fuga y los trasladó más allá de los hirvientes vados.

Iamque rubescebat radiis mare et aethere ab alto 25
Aurora in roseis fulgebat lutea bigis,
cum uenti posuere omnisque repente resedit
flatus, et in lento luctantur marmore tonsae.

Y ya enrojecía con sus rayos el mar y desde lo más alto del éter
la Aurora arcillosa refulgía en su carro rosado,
cuando los vientos se calmaron y de repente todo el soplo
se aquietó, y en el lento mármol luchan los remos.

atque hic Aeneas ingentem ex aequore lucum prospicit. hunc inter fluuio Tiberinus amoeno 30 uerticibus rapidis et multa flauus harena in mare prorumpit. uariae circumque supraque adsuetae ripis uolucres et fluminis alueo aethera mulcebant cantu lucoque uolabant.

Y aquí Eneas mira a lo lejos desde la superficie del mar
un ingente bosque sagrado. Entre éste el Tiberino con su
amena corriente en rápidos remolinos y rubio por la abundante arena
arremete sobre el mar. Variadas aves acostumbradas a las riberas
alrededor y por encima suavizaban los aires con su canto y volaban por el bosque.

flectere iter sociis terraeque aduertere proras 35
imperat et laetus fluuio succedit opaco.

Nunc age, qui reges, Erato, quae tempora, rerum
quis Latio antiquo fuerit status, aduena classem
cum primum Ausoniis exercitus appulit oris,
expediam, et primae reuocabo exordia pugnae. 40

Manda torcer el camino a sus compañeros y doblar
las proas y alegre avanza por el opaco río.
Ahora, venga, Erato, tú que regirás, qué tiempos,
cuál ha sido el estado de las cosas en el antiguo Lacio,
cuando por primera vez un extranjero empujó la flota
de su ejército por las costas ausonias,
lo explanaré,
y evocaré los comienzos de la primera lucha.


tu uatem, tu, diua, mone. dicam horrida bella,
dicam acies actosque animis in funera reges,
Tyrrhenamque manum totamque sub arma coactam
Hesperiam. maior rerum mihi nascitur ordo,
maius opus moueo. 45

tú al vate, tú, diosa, advierte. Cantaré horribles guerras,
cantaré ejércitos y reyes caídos por su ánimo en lazos,
y a la tropa tirrena y a la entera Hesperia constreñida bajo
las armas. Un orden mayor de la historia nace ante mí,
moveré una empresa mayor.